Un vagabundo alcohólico y que vivía en un arbusto la invitó a salir. Nunca esperó enamorarse de él

Cuando Emmy Abrahamson cumplió 30 años, le ocurrió algo realmente inesperado que cambió su vida para siempre. En septiembre de ese año se fue a vivir a Amsterdam por temas de trabajo. Un día cualquiera estaba sentada en un banco de la plaza del centro de la ciudad, esperando a un amigo, cuando un vagabundo se le acerca y le pregunta la hora.

Lo miró de reojo y su ropa estaba sucia, su cabello y barba polvorientos y un maletín viejo y sucio. Ella le respondió y él le siguió la conversación. Conversaban y él la hacía reír. “No pude evitar notar que, a pesar de su apariencia, era guapo, alto y tenía los ojos marrones más grandes que jamás haya visto”, dijo Emily sobre el vagabundo.

Facebook Emmy Abrahamson

Al rato, llegó su amigo al cual esperaba y debía irse. Se paró y antes que pudiera decir algo, él señaló el banco y dijo: “Sábado, a las tres, el mismo banco”. Luego se alejó.

No le dio mucha importancia, pero durante la semana no podía dejar de pensar en él. Hasta que llegó el sábado. “Con un corazón palpitante me senté en el mismo banco a las tres en punto. Después de 20 minutos, estaba a punto de darme por vencida cuando él apareció. En la bicicleta de un niño”, contó la chica.

“¡Llegas tarde!”, le gritó enfadada.


‘No pensé que vendrías. Vine a comprobarlo por si acaso. ¡Y estás aquí! “, Dijo con una sonrisa. Le devolví la sonrisa y mi enojo se derritió, tal vez porque era más guapo de lo que recordaba”, dijo Emmy

Facebook Emmy Abrahamson

Descubrió que su nombre era Vic y luego de pasar mucho tiempo juntos, se dió cuenta que estaba enamorada de él. Trató de luchar contra sus sentimientos y con las cosas que la detenían, como que Vic no tenía ningún nivel de educación, no tenia perspectivas de carrera , bebía demasiado (además de usar otras sustancias), era cinco años más joven que Emmily y vivía en un arbusto.

Facebook Emmy Abrahamson

Pero no le importó y le dió su numero de movil. A pesar de que Vic no tenía ningún teléfono, cuando volvió a Viena, él la llamó y dijo que estaba en la ciudad para verla. Había  ganado suficiente dinero haciendo trabajos ocasionales, compró un pasaje y desde ahí nunca más se separaron.

Se casaron y dos años más tarde nacieron sus hermosos mellizos Til y Desta. Vic es ahora un ingeniero mecánico y viven en una antigua casa familiar en Suecia.

Emmy Abrahamson

“Si alguien me hubiera dicho hace 12 años que iba a terminar casándome con un alcohólico, sin hogar, hubiera supuesto que estaba mal de la cabeza”, dijo Emmy