Paris Jackson defendió “escalofriante” foto junto al Rey del Pop como si estuviera vivo. Lo extraña

Paris Jackson tenía 11 años cuando Michael Jackson murió. Quedó huérfana de padre a temprana edad y eso, de forma directa o no, le ha traído difíciles consecuencias en su vida. Sufrió de acoso escolar en la escuela, ha intentado suicidarse más de una vez y fue violada durante su infancia.

En definitiva, ser ella no ha sido fácil. Por supuesto que el vacío que dejó su padre le ha afectado. Esta publicación que hizo lo deja más que claro. 

Paris posteó en tu Twitter una foto familiar con Michael Jackson incluido. Pero no es una foto del recuerdo como pueden pensar.

El “Rey del Pop” sale agregado a través de edición a imagen junto a Paris (como luce actualmente) y su madre, Debbie Rowe. Tal como si la foto fuese tomada ayer y Michael siguiera vivo. 

Para ella obviamente este es un tema sensible y de nostalgia, acusando en el pasado que la muerte de su padre fue planeada. 

Esta foto de ficción ayuda a aminorar todo el trauma, mostrando a todos los integrantes en su mejor momento y brindándose cariño, cada uno con una sonrisa de oreja a oreja, como si nada hubiese pasado.

Los comentarios a la publicación no tardaron en llegar. 

“Deténgame por un segundo. Pensé que realmente estaba contigo. Creo que estaría orgulloso de lo que has convertido hoy día”. 

“Amo mucho esto. No tengo dudas que él estaría orgulloso de ti. Ojalá sepas eso. Te amo mucho, sigue siendo tú y no cambies nunca”. 

“Esta es mi edición favorita, por lejos”. 

Si bien muchos reaccionaron positivamente a este Photoshop, hay quienes calificaron la foto de algo terrorífico. 

La actriz Lori Petty de la serie “Orange Is the New Black” calificó la foto de “escalofriante”. Posteriormente borró lo escrito, pero Paris no se quedó sin responder.

“No, creo que es bueno soñar sobre lo habría sido tener padres, y lo tengo que hacer poniendo en algo que pueda ver, incluso si es hecho por un fan”, dijo. 

Paris fue criada por Michael cuando este se divorció de la madre. Después de la muerte vivió con su abuela y en 2016 se reconectó con Rowe al ser diagnosticada con cáncer de mamas.