Le diagnosticaron cáncer teniendo sólo 1 día de vida. 17 meses después, ve su hogar por primera vez

Valerie Rosian vive en Strongville, Ohio, y casi pierde la vida cuando tuvo que someterse a una cesárea de emergencia en octubre del 2016 para ver nacer a su hija Grace. La pequeña nació dos meses antes de lo esperado y apenas nació la diagnosticaron con leucemia, un agresivo tipo de cáncer. Pero lamentablemente esa no fue la única mala noticia que recibieron sus padres ese día.

“Cuando Grace nació, los médicos nos dijeron que tenía Síndrome de Down y también… un tipo de leucemia que es típico en niños con síndrome de Down. Estábamos en shock. Jamás había recibido un golpe así en el estómago,” le afirmó Rosian a People.

Cleveland Clinic

“Pesaba un poco más de un kilo y medio y recibía quimioterapia a los 2 años. Lloré mucho y recé mucho”.

Tras recibir el tratamiento, Grace se recuperó a los dos meses de haber nacido. Sin embargo, fueron los mismos médicos quienes advirtieron a Valerie que el cáncer podía volver.

Aún así, nada los podía entristecer luego de la buenas noticias de que su hija finalmente estaba sana y que iría a casa. “Estuvo en casa poco tiempo cuando comenzó a enfermarse otra vez. Desde que nació, sólo la he tenido en casa 5 o 6 meses. Pasa entrando y saliendo del hospital”.

Valerie Rosian

Rosian abrió una página para recaudar fondos y así pagar los gastos médicos, pues en agosto del 2017 una vez más recibieron la terrible noticia de que Grace una vez más tenía cáncer.

“Me rompió el corazón. Cuando me dijeron que podía volver, no lo pensé mucho. Cuando me dieron el segundo diagnóstico, pensé ‘oh Dios mío, ¿qué ocurrirá?’ Pero queremos luchar por ella,” dice Valeria mientras que Grace debió someterse a otras 5 sesiones de intensa quimioterapia.

Valerie Rosian

“Estaba muy enferma. Su cabello comenzó a caerse y tenía úlceras. Le daban vómitos y diarrea. Sentía un peso enorme. Cuando veo fotos de su primer cumpleaños, me duele. Hicimos todo lo posible porque fuese especial, estaba tan enferma. Se veía tan enferma”.

Menos mal, el cáncer que la afectaba entró en remisión. “Estaba tan aliviada. Por fin podía llevarla a casa, podía respirar. Se sentía bien pero extraño porque la mayoría del tiempo con ella había sido en el hospital”.

Valerie Rosian

Grace fue a casa el 21 de marzo, día internacional del Síndrome de Down, y Rosian afirma que “se siente bien poder ser una mamá cualquiera”.

Le diagnosticaron cáncer teniendo sólo 1 día de vida. 17 meses después, ve su hogar por primera vez

Valerie Rosian vive en Strongville, Ohio, y casi pierde la vida cuando tuvo que someterse a una cesárea de emergencia en octubre del 2016 para ver nacer a su hija Grace. La pequeña nació dos meses antes de lo esperado y apenas nació la diagnosticaron con leucemia, un agresivo tipo de cáncer. Pero lamentablemente esa no fue la única mala noticia que recibieron sus padres ese día.

“Cuando Grace nació, los médicos nos dijeron que tenía Síndrome de Down y también… un tipo de leucemia que es típico en niños con síndrome de Down. Estábamos en shock. Jamás había recibido un golpe así en el estómago,” le afirmó Rosian a People.

Cleveland Clinic

“Pesaba un poco más de un kilo y medio y recibía quimioterapia a los 2 años. Lloré mucho y recé mucho”.

Tras recibir el tratamiento, Grace se recuperó a los dos meses de haber nacido. Sin embargo, fueron los mismos médicos quienes advirtieron a Valerie que el cáncer podía volver.

Aún así, nada los podía entristecer luego de la buenas noticias de que su hija finalmente estaba sana y que iría a casa. “Estuvo en casa poco tiempo cuando comenzó a enfermarse otra vez. Desde que nació, sólo la he tenido en casa 5 o 6 meses. Pasa entrando y saliendo del hospital”.

Valerie Rosian

Rosian abrió una página para recaudar fondos y así pagar los gastos médicos, pues en agosto del 2017 una vez más recibieron la terrible noticia de que Grace una vez más tenía cáncer.

“Me rompió el corazón. Cuando me dijeron que podía volver, no lo pensé mucho. Cuando me dieron el segundo diagnóstico, pensé ‘oh Dios mío, ¿qué ocurrirá?’ Pero queremos luchar por ella,” dice Valeria mientras que Grace debió someterse a otras 5 sesiones de intensa quimioterapia.

Valerie Rosian

“Estaba muy enferma. Su cabello comenzó a caerse y tenía úlceras. Le daban vómitos y diarrea. Sentía un peso enorme. Cuando veo fotos de su primer cumpleaños, me duele. Hicimos todo lo posible porque fuese especial, estaba tan enferma. Se veía tan enferma”.

Menos mal, el cáncer que la afectaba entró en remisión. “Estaba tan aliviada. Por fin podía llevarla a casa, podía respirar. Se sentía bien pero extraño porque la mayoría del tiempo con ella había sido en el hospital”.

Valerie Rosian

Grace fue a casa el 21 de marzo, día internacional del Síndrome de Down, y Rosian afirma que “se siente bien poder ser una mamá cualquiera”.