Kim se enteró que todo el mundo conoce a la madre subrogante. Todo su trabajo “se fue al carajo”

Parece ser que nunca importaron todos los esfuerzos, la constancia, y las ganas que puso Kim en que la identidad de la subrogante a la que ella habría pagado para tener a su tercera hija fuese un secreto. O al menos esto fue lo que quedó claro cuando, en el último episodio de Keeping Up With The Kardashians, se la ve preocupada al enterarse que se filtró la información que intentó proteger.

En la reveladora escena, grabada en septiembre del 2017, Kim revela que su subrogante tuvo que ir a verse con un doctor distinto al de siempre, pues él no estaba disponible para una cita cuando ella lo necesitaba.

@foodgod lol

A post shared by Kim Kardashian West (@kimkardashian) on

Pero cuando aparecieron para su cita, cerca de 30 personas estaban esperándolas afuera, y al menos una de esas personas tenía una cámara de vídeo, donde habría grabado un registro de la particular situación. Algunas horas después, Kim comenzó a recibir mensajes de amigos preguntándole si ella estaba esperando un tercer bebé. En uno de los segmentos confesionales del programa, Kim aseguró que:

“Realmente espero que este rumor muera y las personas no intenten conseguir más información”.

Un rato después, Kim le dijo a su madre:

“TMZ acaba de publicar que mi subrogante está embarazada. Yo firmé por esta vida, y sé cómo manejarlo, pero alguien como ella no, y jamás la pondría en esta situación. Todo lo que puedo hacer es esperar a que los rumores se acaben solos.”

We’re back! #KUWTK is on tonight on E!

A post shared by Kim Kardashian West (@kimkardashian) on

Más adelante, en el mismo episodio, se le ve a Kim hablando con su abogado mientras asiste a un show de moda en Nueva York:

“Tienen información de la subrogante que yo no tengo. Eso es lo que me hace sentir tan extraña”.

Kim asegura que nunca tuvo problemas con que las personas supieran que ella tenía una subrogante para recibir a su nueva hija, pero no hizo declaraciones públicas sobre ella hasta después del nacimiento de la pequeña Chicago. Además de esto, durante muchas ocasiones, Kim prefirió no referirse a ella como “subrogante”, sino más bien como una “portadora gestacional”, ya que el material biológico que ella cargó durante el embarazo, era de Kim y de Kanye.

2007 pic taken on my blackberry by @parishilton

A post shared by Kim Kardashian West (@kimkardashian) on

Hablando mediante su aplicación, y para justiciar la existencia de este nuevo término, la estrella de televisión aseguró que:

“Una subrogante tradicional dona su óvulo, es artificialmente inseminado con el esperma del padre, y entonces lleva al bebé; desde que implantamos mi óvulo fertilizado en nuestra portadora gestacional, nuestro bebé es biológicamente mío y de Kanye. Tú también puedes escoger a alguien que conozcas, o ir a una agencia, como Kanye y yo hicimos.

No es para todos, pero realmente amo a mi portadora gestacional, y esta fue la mejor experiencia que he tenido.”

“Nos dio el mejor regalo que alguien podría darnos. La conexión con nuestro bebé llegó de inmediato, y es como si ella hubiese estado con nosotros todo el tiempo.

Tener una portadora gestacional ha sido muy especial para nosotros, y logró que nuestros sueños de agrandar nuestra familia se hicieran realidad.

Estamos tan felices de, por fin, darle la bienvenida a nuestra hija”.

Solo esperemos que esa “filtración” realmente haya sido accidental. El negocio de la televisión puede llegar a ser muy siniestro.