Esta profesora no podía más con alumno problema. Luego lo adopta a él y a su hermano pequeño

El amor es algo muy maravilloso, que no está reservado solamente para las parejas o la familia. Hay ocasiones en donde el amor puede surgir en los lugares más insospechados. Y cuando lo hace, tiene el poder de sanar heridas y ayudar en los procesos de cambio y recuperación. Hoy tenemos el hermoso ejemplo de esta profesora con un corazón gigantesco.

Chelsea Haley comenzó a trabajar en Teach For America (Enseña por Estados Unidos) el año 2013. Esta es una organización sin fines de lucro que busca ayudar a escuelas con escasos recursos a alcanzar igualdad y excelencia. A la mujer la mandaron a Baton Rouge, Luisiana para que trabajara con estudiantes en la escuela primaria.

Facebook Chelsea Haley

Ahí fue cuando conoció a Jerome Robinson, el niño más desordenado y mal portado que se había encontrado hasta ese momento. Haley le contó a CNN que: “Hubo momentos en que su comportamiento se tornó tan terrible que pensé ‘no puedo seguir haciendo esto. No puedo ser profesora‘”.

Resulta que el chico y su hermano pequeño, Jace, pasaban la mayoría de las noches con sus abuelos, quienes cuidaban de ellos. La madre de Jerome y Jace los veía solo en algunas ocasiones. La familia vivía en la pobreza y además había tenido que soportar la muerte de dos integrantes de su familia. A Jerome no le había bien en el colegio y a los profesores les costaba muchísimo controlar el comportamiento del chico.

Facebook Chelsea Haley

Eventualmente, en la escuela se dieron cuenta que la única que podía controlar y ayudar al chico era Chelsea, quien aparte de disciplinarlo también lo motivaba a ser mejor. Pasaron dos años desde que la mujer llegó a la escuela y su tiempo en ella se estaba acabando: ella y Robinson habían formado un lazo muy especial que no podía terminar ahí.

El director de la escuela le sugirió a Haley que “se quedara por Jerome”. Luego la mujer tuvo un sueño en donde sintió que Dios le decía que ella estaba destinada a ser la madre del chico.

Facebook Chelsea Haley

Sorprendentemente, al día siguiente Jerome estaba en mitad de una prueba cuando levantó la mano para hacerle una pregunta a Chelsea: “Me preguntó si podía vivir conmigo, le respondí que yo también había estado sintiendo lo mismo”, explica la mujer.

La profesora se reunió con Jerome, la madre de él y su hermano pequeño Jace. En ese momento Haley le dijo a la madre de los niños que quería adoptarlos. En diciembre de 2015 Chelsea logró ser la guardiana legal de los pequeños: le concedieron la custodia total de Jerome y Jace y logró adoptarlos. Ahora los tres viven en Georgia y no pueden estar más felices.