Archivos de la categoría Comida

La ensalada que las actrices de ‘Friends’ comieron durante 10 años para mantener su figura

¿Cómo te sentirías si comieras todos los días lo mismo? Hay que reconocer que cocinar una y otra vez el mismo plato es más sencillo que innovar, pero la monotonía puede aburrir a cualquiera. De hecho, muchas veces nos pasa que encontramos algo que nos encanta, lo comemos hasta el cansancio y después lo odiamos.

Bueno, lo creas o no, las actrices de la popular serie Friends Jennifer Aniston, Courtney Cox y Lisa Kudrow afirman haber comido la misma ensalada cada día durante los 10 años que duró la transmisión y rodaje de esta popular serie de televisión.

El año pasado las actrices se volvieron a reunir junto a todo el reparto de Friends pues participarían de un programa homenaje al director James Burrows. En esa ocasión hablaron sobre su particular forma de alimentación.

Al ser consultadas, las chicas comentaron que la ensalada llevaba garbanzos, pollo o pavo trozado, tocino (de pavo), huevos cocidos, tomate, aguacate, berros, cebolla, queso cheddar y roquefort desmenuzado además de un mix de lechuga y una vinagreta para aliñar.

Muy parecida a esta, sólo que con pollo y huevos.

Pero, ¿qué pensaría un nutricionista de esto? La especialista Eva Gaspar, nutricionista certificada, indica que aunque le parece un plato completo, no lo encuentra equilibrado:

“Tiene demasiadas proteínas, que no es un problema para una persona sana pero no conviene abusar de ellas”.

De hecho, la OMS recomienda sólo 0,8 gramos de proteína por kilo de peso y consumir al menos el 55% a 60% de las calorías en base a hidratos de carbono.

Además añade:

“Habría que complementar la dieta incluyendo tostadas en el desayuno, pan en la comida o en la cena y al menos 3 piezas de fruta, para alcanzar la dosis diaria recomendada”.

Es decir, la ensalada es perfecta, pero si se le añade hidratos de carbono en la forma de arroz integral, bulgur u otros, haríamos de ella algo mucho más completo.

¿Qué te parece?

Has estado comiendo las Pringles mal toda tu vida y es hora de que realmente disfrutes de su sabor

Si te gusta comer los bocadillos chatarra, puede que ya hayas llegado al punto en que te consideras un completo experto en ellos, ya que te los pasas comiendo sin poder parar. Es cosa de comer uno y ya eres todo un adicto. Pero resulta que tus instintos glotones te han fallado todo este tiempo, porque no te prepararon para comer uno de los más populares bocadillos de este tipo.

Y es que desde que tienes memoria has estado comiendo mal las populares patatas fritas de marca Pringles.

Y no se trata solo de cómo debes hacer para sacarlas del envase sin que tu mano o tu brazo se queden atrapados en el intento. Aunque tener una técnica que sirva para sacarlas rápidamente del envase para poder comerlas es sin duda esencial para los golosos.

No, nos referimos a cómo te las echas a la boca. Porque según relatan en Insider, la compañía tiene un mensaje que darte al respecto: te has perdido de tu sabor desde siempre, porque las comes mal.

De hecho, un vocero dijo:

“Muchas personas creen que las Pringles tiene sazón por ambos lados. De hecho, solo el lado superior es espolvoreado con la sazón en al fábrica. Cuando son apiladas en su lata, algo de esa sazón pasa a la parte interior de la siguiente patata, por eso a veces se ven algo desiguales.”

Desearíamos que nos hubieran dicho antes. Pero de seguro lo recordaremos la próxima vez que comamos Pringles.

¿Cómo te las comes tú?

Hizo dieta extrema y sólo comió patatas durante 43 días. Bajó tanto de peso que quedó irreconocible

Buena parte de la gente ha visitado a un nutricionista alguna vez en la vida para aprender a comer sano o buscando bajar de peso, pero seguro que ninguno de esos expertos les hizo una dieta tan rara y eficaz (aunque desbalanceada) como esta. Cuando Andrew Flinders Taylor de Melbourne, Australia, aceptó que era adicto a la comida, le pidió ayuda al doctor John McDougall y quedó en shock con el tratamiento que proporcionado.

Su nuevo régimen de comida estaba basado sólo en patatas, literalmente.

Andrew Flinders/Facebook

Comiendo únicamente papas, bajó 16 kilos en 45 días…

En una entrevista con el medio 9News, Flinders de 36 años, explicó que la meta de este inusual plan era cortar su enfermo gusto por la comida poco a poco, sin quitarle los carbohidratos que su organismo estaba acostumbrado a recibir. Entonces, pasó casi dos meses consumiendo el tubérculo en todas su presentaciones existentes: puré, al vapor, en pastel, etc.

“Quería cambiar la manera en que me sentía respecto a la comida para que dejara de controlar mi vida. Cuando tienes una adicción, como  con el alcohol o las drogas, lo mejor que puedes hacer es dejar de consumir, pero desafortunadamente no puedes dejar de comer; tienes que comer. Entonces, ¿qué podía hacer? Quizá escoger una comida que no me afectara tanto”.

Andrew Flinders/Facebook
Andrew Flinders/Facebook

Según el nutricionista,  este alimento tiene propiedades nutritivas capaces de mantener saludable y con vida a una persona durante mucho tiempo.

Bueno, recordemos que durante años casi toda Europa se alimentó de eso…

La increíble historia de Andrew con su loca dieta, llegó al programa The Doctors y luego de una larga conversación, el doctor y conductor del programa Travis Stork, explicó que su colega John McDougall había hecho un gran trabajo recomendando el alimento para bajar de peso.

Las papas no son dañinas, todo lo contrario, son una fuente natural y saludable de carbohidratos y no está mal comerla, sin embargo, todo depende del metabolismo. En el caso de Flinders, resultó fabulosa, pero no es la generalidad. Por eso, antes de seguir cualquier consejo para bajar de peso, lo recomendable es visitar un nutricionista para seguir la dieta acorde con nuestro cuerpo.

Andrew Flinders/Facebook

Hizo estos 3 simples cambios en su vida y bajó más de 70 kilos. Ahora quiere compartir su secreto

El sedentarismo es un mal que buena parte de la sociedad sufre. Las largas jornadas  laborales y el poco tiempo que queda al final del día salen victoriosos frente a los paseos por el parque y comida saludable. Por lo general, realizar estas actividades y cocinar de manera equilibrada suele ocupar tiempo extra que no deseamos ceder, por lo que terminamos viendo televisión y cenando algo rápido y llenador como pasta. Jessica Beniquez solía tener una vida con hábitos muy dañinos para su salud, y tras varias advertencias que su mismo cuerpo le dio, decidió dar un giro.

Cuando llegó a pesar 145 kilos, su organismo colapsó.

En una entrevista con la revista People, Jessica explicó que su complicado estado de salud la llevó a cambiar drásticamente su rutina.

“Sabía que debía perder pero porque tenía la presión sanguínea demasiado alta, pero tardé como un año en darme cuenta de eso y hacer algo al respecto”.

#flexfriday

A post shared by Jessica (@getfitwjessica) on

Entonces, logró lucir de este modo:

¿Cómo lo hizo?

Entendiendo que debía ponerse en forma y que el ejercicio no era lo que más le apasionaba en el mundo, simplemente comenzó por caminar poco más de 3 kilómetros diarios cada día mientras comenzaba su nueva dieta, y eventualmente se inscribió en el gimnasio.

“Cuando caminas por el gimnasio ves a mucha gente Fit y eso me intimidaba mucho”.

Estos fueron sus 3 simples pasos:

1. Una dieta balanceada

Fue regularizando su comida poco a poco hasta acostumbrar a los alimentos saludables. Entonces, después de un buen tiempo, comenzó una dieta baja en carbohidratos y alta en vegetales, proteínas. Disminuyó los alimentos grasos, aumentó los aceites naturales como el aguacate y el agua se volvió su mejor aliada.

Otros tips que le resultaron son:

  • Tres comidas principales y snacks saludables entre ellas.
  • Consumir carbos ricos en fibra.
  • Elegir proteínas bajas en grasa.
  • Evitar productos altos en azúcar y sustancias procesadas. 

Por ejemplo, este es su desayuno:

Almuerzo

Panda Express Teriyaki chicken and mixed veggies for lunch

A post shared by Jessica (@getfitwjessica) on

Cena

Margarita grilled chicken from chilies for dinner tonight, SOOOO GOOD

A post shared by Jessica (@getfitwjessica) on


2. Ejercicio

Ya en el gimnasio, una hora fue más que suficiente para bajar de peso. Luego, agregó media hora a la rutina para tonificar.


3. Compartió su experiencia

No es el mejor de los consejos para iniciar una vida saludable, pero a muchas personas les funciona publicar sus cambios para motivarse a seguir. En el caso de Beniquez, fue tanto el apoyo que recibió a través de las redes sociales que terminó convirtiéndose en una especie de bloguera Fitness.

In honor or fight night even though I don't watch boxing or even know half of what's going on #fightnight

A post shared by Jessica (@getfitwjessica) on

Jessica mejoró su calidad de vida comiendo saludable y haciendo suficiente ejercicio. Sin duda, es un claro ejemplo de que cuidar nuestro cuerpo siempre es la mejor opción <3.

5 nutricionistas revelan los mejores trucos para perder peso y los 5 errores que debes evitar

A menudo creemos que perder peso es tan sencillo como comer menos y decirle adiós a los carbohidratos. Si bien esta idea tiene sentido cuando se realiza de forma correcta y controlada (reducir levemente la ingesta calórica, dejar de lado los carbohidratos simples y preferir los carbohidratos complejos) la verdad es que existen muchos mitos de alimentación al respecto que vale la pena dejar de creer. Acá te dejamos un par que fueron explicados en profundidad por cinco nutricionistas diferentes en el portal online Self.

1. El error: dejar de comer ciertas frutas porque tienen mucha azúcar


La doctora Michelle Dudash asegura que esto es algo que ve mucho en su consulta y que la gente rara vez recuerda que, además de azúcar natural, las frutas también contienen fibra:

“Si las comparas con alimentos y gaseosas muy procesadas, realmente no hay nada de qué preocuparse”.


2. El truco: considerar los gramos de fibra que aportan y comerlas de forma inteligente

Si te preocupa el tema del azúcar, siempre puedes consultarle a tu nutricionista cuáles tienen más agua, más fibra o menos azúcar. De cualquier forma, todas aportan vitaminas y minerales necesarios para el cuerpo, así que adelante.


3. El error: no tener un plan sólido

Según lo que Lindsey Pine le indica a Self, uno de los peores errores que podemos cometer es no tener un plan sólido y realista. De hecho, es el primer paso que damos hacia el fracaso pues de esta manera se hace muy difícil que comer saludable se nos haga un hábito.


4. El truco: planear semanalmente qué comerás en términos generales

Lindsey asegura que de esta forma puedes ir lentamente agregando más hábitos a tu día a día:

“Comienza con metas especificas durante la primera semana. Una vez que las conquistes, sigue añadiendo más. Sin darte cuenta se convertirán en hábitos saludables para toda la vida”.


5. El error: reemplazar tus comidas con líquidos para terminar muerto de hambre

Si bien los batidos son muy populares hoy en día (me declaro culpable de beberlos al desayuno) la doctora Maxine Yeung asegura que no debiesen reemplazar a una comida principal porque carecen de la fibra y proteína necesaria que necesitas.


6. El truco: Incluirlos de la forma correcta o incluso evitarlos si no son para ti

No todos somos personas que pueden beber batidos felices de la vida. Intenta conversar con tu nutricionista para conseguir una receta que se adapte a tus necesidades calóricas. Si no lo consigues, prefiere seguir comiendo un desayuno saludable pero que tenga más fibra y proteína.


7. El error: reducir la ingesta de forma drástica

Según Emily Cope-Kyle, nutricionista y doctora, lo peor que podemos hacer es reducir de forma drástica nuestra ingesta de calorías:

“Muchas mujeres llegan a mi oficina intentando miserablemente seguir una dieta de 1.200 calorías diarias y me preguntan qué pueden hacer para sentirse más satisfechas. Mi respuesta siempre es ¡Comer más!”.


8. El truco: reducir las calorías de forma gradual y sana para lograr perder todos los kilos de más

Si bien reducir las calorías, cuando comemos demasiado, ayuda a perder peso, nunca deberías llegar demasiado bajo. Deja que tu nutricionista o doctor calcule tus calorías diarias, de esa forma sabrás exactamente si estás cubriendo tus necesidades básicas.


9 El error: reducir el consumo de todo tipo de grasas, incluso las saludables

La doctora Alissa Rumsey asegura que la gente sigue teniéndole mucho miedo a las grasas y aunque está bien evitar las grasas saturadas y los alimentos fritos, el cuerpo igual necesita consumir ácidos grasos esenciales como los que se encuentran en las nueces, el aceite de oliva, el aguacate o el salmón.


10 El truco: incorporar grasas saludables en porciones adecuadas (y muy deliciosas)

“Consumir una cantidad moderada de grasa es de gran importancia ya que ayuda a que nos sintamos satisfechos. Además, la gente siempre termina reemplazando la grasas con carbohidratos refinados y sabemos que eso tiene malas consecuencias para la salud y el peso”.

¿Qué piensas tú? ¿Te ha recomendado tu doctor seguir consejos similares a estos? ¡Cuéntanos en los comentarios!

Estas son las 6 frutas más caras del mundo. Comprarlas te podría dejar en la bancarrota

La fruta es parte esencial de la alimentación de muchos y los doctores se la pasan recomendándonos que comamos al menos tres porciones cada día. Sin embargo, hay frutas tan especiales, raras y costosas que ni siquiera en tu vida entera lograrías comer tres porciones de cada una de ellas. Bueno, a menos que seas un multimillonario, pero no sé si alguien con tanto dinero querría gastar su dinero en comida como esta. A continuación te presentamos las frutas más caras y deliciosas del mundo… espero que no te tienten, de lo contrario, tu billetera comenzará a llorar y temblar de miedo.

1. Sandía densuke

Nero Di Cognaro

Es una sandía totalmente redonda y pesa cerca de 10 kilos. Son extremadamente raras porque sólo crecen en la isla de Hokkaido en Japón y anualmente se siembran sólo 10.000. Su precio está cercano a los $6.000 dólares


2. Mango Taiyo No Tamago

Says

Según el portal Says, un par de estos mangos puede llegar a valer hasta $3.000 dólares y su nombre significa, literalmente “huevos del sol”. Son los mangos de mejor calidad del mundo y su dulzura es inconfundible.


3. Dekopon

iStock

Si amas las naranjas y mandarinas, entonces esta fruta es para ti. Se caracterizan por tener un tamaño similar a un balón de fútbol y tienen una forma redonda perfecta. Según el portal Lugares Insólitos, un pack de seis cuesta casi $80 dólares.


4. Sandías cuadradas

iStock

Vienen de Japón y lentamente ha sido exportada a más países del mundo. Pesa, en promedio, seis kilos y vale cerca de $800 dólares.


5. Manzanas Sekaiichi

Es.Wasa.Bi

Según Es.Wasa.Bi, estas manzanas son cultivadas en Japón y su nombre literalmente significa “la número uno”. Lo anterior no sólo se relaciona con su sabor, sino que también con su peso de casi un kilo. Una de estas vale casi $21 dólares.


6. Peras de Buda

Instructables

Las peras en forma de Buda son comercializadas usualmente en China y según el portal Lugares Insólitos cuestan cerca de cuatro dólares cada una. Por supuesto que estas frutas no crecen así de forma natural, lo que se hace es usar un molde que es puesto en las peras cuando aún son jóvenes para que, al recolectarlas en su madurez, tengan esta forma.

¿Gastarías dinero en una fruta tan costosa como estas? ¡Cuéntanos!

Su plato especial es “hamburguesa de tarántula”. Una mujer cuenta a qué sabe el corazón y los huevos

Todos sabemos que los platos del mundo cambian dependiendo de la ubicación geográfica y mientras que en India las vacas son considerados animales sagrados, en muchos otros este animal es uno de los más comidos. No obstante, independiente de la cultura a la que nos enfrentemos, siempre será raro comer una tarántula en una hamburguesa.

Bull City Burger Brewery es un local ubicado en Carolina del Norte, Estados Unidos, que tiene un plato muy especial: hamburguesa con tarántulas.

Twitter @BullCityBurger

Todos sabemos que el país del american dream tiene bastante experiencias con las hamburguesas, pero incluir una tarántula cebra en medio del pan y la hamburguesa nos parece… llamativo.

Este lugar cuenta con unas cuantas tarántulas para freír y servir y cualquier persona puede inscribirse y formar parte de su “Spider Challenge” (reto de la araña), los cuales participan en una lotería.

Los ganadores de este espeluznante juego salen en una lista en línea y tienen 48 horas para contactar con el restaurante y confirmar su asistencia para devorar este asqueroso pero crujiente plato.

Twitter @BullCityBurger

“Martha lo hizo ayer, Randall lo hizo hoy ahora es turno de David.

David haznos una llamada y reclama tu ‘hamburguesa tarántula'”.

Una de las personas que se inscribió en este reto, fue elegida y probó la hamburguesa fue Jelisa Castrodale, una periodista del medio Vice que contó su experiencia al probar este singular plato y cómo comenzó a cuestionar las decisiones en su vida.

La periodista contó su amigo asistió al local y colocó su nombre en la tómbola donde su sentimiento de “nunca gano nada en la vida” fue derrumbado por un premio que jamás imaginó: comer tarántulas.

Su experiencia en el local estuvo marcada por una niña de unos 11 años que, según relata, faltó a la escuela para ir a comer araña y de acuerdo a lo que hablaron, “no podía dejar de sonreír“.

WikiCommons

Cómo preparar una hamburguesa de carne de tarántula.

Según el sitio WRAL, la hamburguesa tiene un costo de $30 dólares y contiene 100% de carne de res criada en los pastos de Carolina del Norte, cubierta con queso Gruyère, salsa picante de chile y una tarántula asada al horno.

El exótico menú también incluye unas papas fritas y una camiseta estampada con la típica lengua de los Rolling Stone, pero con una tarántula en ella.

Kathy Hanrahan, la editora de WRAL, le agregó un poco de Ketchup cuando la fue a degustar pero ni así pudo ocultar su repulsión luego de dar un bocado.

wral.com

¿Y cómo sabe?

Me pareció que sabía muy bien“, dijo Chasteen, la entusiasta niña de 11 años que habló con el sitio Munchies. “Sus patas estaban crujientes, como colas de camarón, pero la panza parecía tener pequeñas burbujas“, describe.

“La cabeza, donde están los ojos, sabía un poco más como a cangrejo”, detalló.

Pero la pasión que la estudiante tenía sobre su plato, no fue compartida por todas las personas. Telegraph, el diario británico, calificó esta preparación como “perturbadora, hablando en específico sobre la experiencia de comer la panza de la araña que incluye “desde huevecillos hasta el corazón y el excremento de la araña“.

Imagen Referencial – Pexels

Hasta el momento otros especímenes que han pasado por el menú de carnes exóticas han sido los filetes de cocodrilos, curry de pitón, hamburguesas de camello y otros insectos varios y todo apunta que el especial de tarántula no se detendrá.

Su primera reacción no fue la mejor.


Pero hey, no sabe tan mal…


¿O sí?

.

Gurú del Fitness reveló los 7 secretos para perder peso. Son reglas estrictas que jamás debes romper

La famosa gurú del Fitness Jillian Michaels ha ayudado a cientos de mujeres y hombres  en el arduo camino de la vida saludable y por eso acumula tantos fans en sus redes sociales. En su cuenta de Instagram postea tips sobre comida, ejercicios y los radicales cambios que ha motivado en varios de sus seguidores. En una nota publicada por el portal Self, la experta explicó cómo ha sido el proceso de cambiar vidas a través de sus programas de entrenamiento y reveló las 7 claves fundamentales para lograr la meta.

Para lograr una cuerpo saludable, lo primero es pensar saludable… Luego, cada músculo responderá.

Y claro, recordar que nuestros cuerpos sin únicos.

Estas son sus 7 claves:

1. No comas más de la cuenta… Eso incluye lo saludable

Los alimentos saludables tienen diferentes cargas calóricas y hay que saber distribuirlas. Si te alimentas de lechuga y ensaladas con bajos niveles de nutrientes, siempre tendrás hambre y terminarás comiendo más de lo necesario. Es fundamental mezclar bien los ingredientes para que logres comer entre tres y seis veces al día como máximo. De otro modo, tu organismo podría descontrolarse.


2. Cuenta tu calorías, pero no todo el tiempo

Es importante que cuentes calorías para que estimes lo que obtendrás en comparación a la actividad física que realizarás durante el día, no obstante, obsesionarse con el tema puede ser dañino y es que todas las personas pierden peso de manera diferente. Quizá, consumir menos calorías no será beneficioso para ti a largo plazo, debes escuchar a tu cuerpo y entender sus procesos individuales sin caer en comparaciones.

Biotrendies

3. Lee las etiquetas de los alimentos

Mientras más natural, mejor. Pero si vas a optar por alimentos procesados debes asegurarte de leer la etiqueta primero. Dependiendo de tus metas, el contenido del producto será beneficioso o no.

thinkstock

4. Sé consistente con el ejercicio

El cuerpo tiene memoria y si no eres constante con la actividad física este jamás se acostumbrará. Entonces, cada vez que te ejercites terminarás con terribles dolores musculares. Para que exista un cambio, hay que acostumbrarse a una rutina por más pequeña que sea.


5. Haz actividades que te acomoden

Todas las personas somos diferentes, por ende lo que le sirve a tu mejor amigo puede que no vaya contigo. Escoge actividades que te diviertan y con las que puedas conectarte con tus músculos y cuerpo en general. Recuerda que el hacer ejercicio no solo es beneficioso para el físico, sino que también para la mente.


6. Eleva la intensidad poco a poco

No te quedes en la intensidad del principio, ve aumentando un poco mientras ganas resistencia hasta que encuentres una rutina que te acomode en términos de tiempo y peso.


7. Identifica por qué estás haciendo el cambio

La vanidad es uno de los primeros rasgos que nos llevan a desear cambiar nuestra apariencia, pero a largo plazo no resulta ser el mejor motivo por el cual hacer esta revolución. Más allá de todas las metas personales que deseemos cumplir con un estilo de vida saludable, es imperativo comprender que cada esfuerzo debe hacerse para ayudar a cada célula de nuestro organismo a ser mejor.

¡Adelante!

10 cosas que los chefs profesionales nunca piden en los restaurantes y que tú tampoco deberías

Comer en un restaurante siempre es una emoción para el paladar y también un misterio para el estómago. Uno nunca sabe realmente por lo que pasó lo que uno se está echando a la boca, menos cuando el precio es bajo.

Mientras a veces la sorpresa es máxima, otras el plato que llega es una mera decepción. 

Quienes tienen más experiencia, como los chefs profesionales, evitan pedir estas 10 cosas en restaurantes. Vale la pena tener en cuenta estos consejos.


1. Ternera de Kobe

Instagram / @eugene.lui

Este tipo de carne proviene de la línea de sangre “Tajima” de ganado japonés negro, una de las cuatro razas de ganado Wagyu, perteneciendo a uno de los tres cortes más exquisitos de carne disponibles en el mercado. Esto la hace un plato muy extraño, por lo que si un restaurante la ofrece a un precio que sea “asequible”, probablemente es demasiado bueno para ser verdad.

En realidad te pueden estar dando carne de Wagyu y, aunque sería igualmente de exclusiva y están emparentadas, no son lo mismo. 


2. Pollo

Instagram / @akarenbyrne

Nunca hay garantías de que sea un buen pollo proveniente de un buen proveedor y puede tener no se cuántos químicos que nunca vamos a saber. La otra razón es que el pollo se consume tan masivamente y está tanto en todos lados, que dejó de ser un plato interesante para los chefs. Mientras hay tantas otras que comer, esto es ir por lo aburrido.


3. Pan

Pixabay

Lo que sospechamos es verdad. El pan se pasa de mesa en mesa si es que no es comido. El mismo pan que te quieres comer pasó por muchas manos ajenas, como revela Debra Ginsberg en su libro “La verdaderas confesiones de una mesera”.


4. Huevos benedictinos

Instagram / @ksklauuk

Muchos lo piden porque hacerlo requiere de un esfuerzo, uno que nunca hace, mientras que los chefs lo evitan porque depende mucho de la experiencia de cada uno. Además, casi siempre vienen con salsa holandesa, que no siempre es la más sanitaria según chef Anthony Bourdain.


5. Pescado (los lunes)

Instagram / @onayi_v

Si no estas en un restaurante que se especialice en pescados, lo más seguro es que ordenes algo que no sea bueno. Generalmente, los mercados de pescados están cerrados los fines de semana , por lo que tu pescado del lunes no estará muy fresco. 


6. Los especiales

flickr.com / dontcallmeikke

Si el menú tiene 10 platos “especiales”, es porque en realidad no son así de únicos y solo quieren deshacerse rápidos de los ingredientes.


7. Platos “famosos” o “los mejores”

etsy.com/LiztonSignShop

Todos dicen que son los especialistas en algo. Si realmente fuera así, tendrían premios reales y no mera auto-publicidad. Un plato que se proclama el mejor, no siempre lo es. 


8. Huachinango o pargo rojo

Instagram / @syutei.kanomata

El 87% del pargo rojo que venden no es pargo rojo, así lo dice un estudio. Tus posibilidades de que actualmente estés comiendo este pescado son escasas.


9. Sopa del día

Pixabay

En algunos restaurantes la sopa del día no es nada más que un plato para acompañar el menú y no algo especial. Y lo peor, puede que sean solo ingredientes sobrantes de la cocina. 


10. Trufas

Instagram / @puffeatrepeat

Muchos reclaman tener trufas de papas o salsa de trufas con sus carnes. La realidad es que las trufas son extremadamente caras y especiales en el mercado. No todo los lugares que ofrecen esto, es real. Podrían estar dando “aceite de trufa”, que no es nada más que saborizantes artificiales.

¿Eres de los que lava el pollo? No eres el único, pero te sorprenderá saber que estás equivocado

Si eres de lo que lava todo antes de cocinar, esto te sorprenderá. Es común lavar las frutas o vegetales antes de comer, pues vienen sin envoltorio y a veces uno se las traga hasta con las cáscara y no sabemos por cuántas manos y pesticidas han pasado.

Pero con el pollo, hay toda una discordia. ¿Se debe lavar estando crudo? ¿Sirve de algo hacerlo?

Pixabay

El sentido común me dice que sí, que todo paso por agua limpia la impurezas de los alimentos y sirve para antes de cocinarlos. Pero como dicen por ahí, “el sentido común es el menos común de los sentidos”.

El departamento de Agricultura de EE.UU. señaló que es absolutamente innecesario lavar el pollo. Es más, no deberías lavar ninguna carne cruda porque podrías esparcir potenciales bacterias de las aves de corral.

Lavar el pollo no sirve de nada según estas autoridades, ya que “algunas de las bacterias están tan unidas que no podrías eliminarlas sin importar cuántas veces lo hayas lavado”, según recoge Buzzfeed.

Lo importante es que lo que no mata el agua, sí lo hace el fuego de la cocina, por lo que hay que asegurarse que las carnes, internamente, lleguen a una temperatura de 74ºC.

Pixabay

La Agencia de Normas Alimentarias del Reino Unido (FSA) explicó que “hay nuevos datos que muestran que el 44 por ciento de la gente siempre lava el pollo antes de cocinarlo, una práctica que puede extender la bacteria campylobacter en manos, superficies, ropa y equipamiento de cocina al salpicar el agua“.

Exactamente esta bacteria es la forma más común de intoxicación alimentaria en Reino Unido, con 280.000 enfermos. 

Pixabay

Por su parte, la profesora experta en gérmenes de la Universidad de Arizona, Kelly Reynolds, señaló que “lavar el pollo no remueve ningún patógeno (gérmenes que causas enfermedades)”.

La experta coincidió con que lavar carnes puede ser hasta perjudicial pues las salpicaduras pueden contaminar manos, codos y el fregadero. Si estaban pensando que el agua caliente podría ser la solución, también es una mala idea. Solo cocinar el pollo puede con los gérmenes. 

También queda descartado el mito del vinagre y la sal. Eso no le hace nada a los patógenos. Solo sirve para marinar.

¿Qué diría un chef sobre esto?

De acuerdo a la misma publicación, el cocinero Antoine Westermann del restaurante Le Coq Rico dijo que “en Francia no creemos en lavar el pollo con agua, ya que saca solo sabor del cuero. Cuando cocina es el pollo, todas las bacterias también son cocinadas”. 

El veredicto es 4 a 0. El pollo no se debe lavar antes de cocinar, pues no sirve de nada.